Creencias

Las Escrituras

Creemos que la Biblia en su totalidad fue inspirada por Dios. El Espíritu Santo guio a los autores humanos a escribir cada palabra de la Biblia sin menospreciar la personalidad y circunstancias de cada autor. Cada palabra en los originales fue escrita sin error y es verdad en toda materia ya sea de fe o de historia. La Biblia es la autoridad final para la fe y conducta de la iglesia y de cada creyente que la compone.

2 Timoteo 3:16-17, 2 Pedro 1:21

Dios

Creemos que hay un solo Dios verdadero que existe eternamente en tres personas: Padre,  Hijo, y  Espíritu Santo. Cada miembro de la Trinidad posee una personalidad propia y a la vez son de la misma sustancia, un solo Dios. Cada uno de ellos posee los mismos atributos, la misma naturaleza y es digno de la misma adoración y obediencia. 

Génesis 1:1, Deuteronomio 6:4, Mateo 28:19, Juan 1:1-3, 14, Juan 10:30, 2 Corintios 13:14, Hebreos 1:1-3

Jesús

Creemos que El Hijo de Dios existió eternamente, se encarnó en el Señor Jesucristo siendo engendrado milagrosamente por el Espíritu Santo y nacido de la virgen María. Él es completamente Dios y completamente hombre, vivió una vida sin pecado, murió físicamente en la cruz y resucitó corporalmente tres días después. 

Juan 1:1,14,18; 5:18; Hebreos 1:1-9; 5:8; 1 Juan 5:20; I Timoteo 2:5; 2 Corintios 15:1-5

El ser humano

Creemos que el hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios. En Adán, toda la humanidad participó del pecado original. Como consecuencia, todo hombre está espiritualmente muerto, separado de Dios, y tiene una naturaleza que ha sido afectada en su totalidad por el pecado. Creemos que fuera de la intervención e iniciativa de la gracia divina el hombre está imposibilitado para remediar su situación pecaminosa delante de un Dios santo. 

Génesis 1:26; 2:17; 6:5; Salmos 14:1–3; 51:5; Jeremías 17:9; Romanos 3:23, 5:12; Efesios 2:1–3

La salvación

Creemos que Cristo murió como sustituto por los pecadores. El sacrificio de Cristo fue voluntario y suficiente para satisfacer el castigo que merece el pecado del hombre delante de un Dios santo. No hay obra, acto religioso, mérito, experiencia o conocimiento que sea suficiente para obtener la salvación. La única manera que el hombre puede ser salvo es depositando su fe en la muerte y la resurrección de Cristo como único medio de salvación. Es imposible que el creyente verdadero pierda su salvación.

Juan 10:29, Romanos 8:29-30, Hechos 4:12, 1 Corintios 15:1-4, 2 Corintios 5:21, Efesios 2:8-9

El Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad. Creemos que el Espíritu Santo produce el milagro de la conversión, que viene a morar permanentemente en el creyente, y que lo bautiza y sella en el momento en que la persona cree en el evangelio. Un aspecto importante del ministerio del Espíritu Santo involucra glorificar al Hijo de Dios. Creemos también que el Espíritu Santo distribuye dones a los creyentes para la edificación del cuerpo y da poder al creyente para la obra del ministerio. 

Mateo 28:19; Juan 3:3-7, 15:26, 16:14; Tito 3:5; 1 Corintios 6:19; Romanos. 8:9; 1 Corintios 2:12; 12:13; Efesios 1:13, 4:30; Colosenses 3:14

La santificación

Creemos que a cada creyente se le promete santificación (crecimiento en santidad). Dios da al creyente salvación de la pena del pecado y del poder del pecado en esta vida. Solamente en la vida venidera se le promete al creyente salvación de la presencia del pecado.

Hebreos 10:10,14; Juan 17:15-17; Efesios 5:26-27; 1 Tesalonicenses 4:3,4; I Juan 1:8-10, 3:2; 1 Corintios 6:11

La iglesia

Creemos que la verdadera iglesia está compuesta por toda persona que ha nacido de nuevo. La iglesia coexiste en dos formas: universal y local. La iglesia universal es la iglesia invisible que existe a través de todos los tiempos y contiene todos los cristianos verdaderos de distintas culturas y denominaciones. La iglesia local es un grupo de personas que profesan ser cristianas y que se organizan para hacer la voluntad de Dios en una localidad. Creemos que la iglesia como cuerpo de Cristo existe para que sus miembros adoren a Dios, crezcan como discípulos de Cristo, se sirvan mutuamente utilizando sus dones espirituales, tengan relaciones auténticas (comunión) y muestren a Dios al mundo. 

Mateo 16:16-18; Hechos 2:42-47; Romanos 12:5; 1 Corintios 12:12-27; Efesios 1:20-23, 4:3-10; Colosenses 3:14-15

El género humano

Creemos que Dios creó a la raza humana únicamente como hombre o mujer, de forma que todo aquel intento de adoptar un género o conducta diferente a la recibida en el momento del nacimiento atenta contra el diseño divino y por tanto es pecado. A pesar de esto, Dios nos llama a amar y respetar a las personas que tengan convicciones diferentes a las nuestras sin eludir o mermar las verdades bíblicas.

Génesis 1:27; Deuteronomio 22:5

Las cosas futuras

Creemos que Jesucristo regresará de la misma manera en que se fue. Su regreso puede ocurrir en cualquier momento. Su segunda venida será acompañada por una serie de eventos. Volverá a juzgar a los vivos y a los muertos y establecerá su reino eterno. Toda aquella persona que no haya creído en él como salvador en esta vida quedará eternamente separada de su presencia en el infierno. El pueblo de Dios, que está compuesto por la iglesia y por todos aquellos en otras eras que ejercieron una fe salvadora, entraremos en el gozo de su reino en donde adoraremos, serviremos y experimentaremos deleites eternos de estar en Su presencia y en la presencia de todos los salvos.

Tito 2:13; 1 Tesalonicenses 1:10; 4:13-18; 5:4-10; Juan 14:1-3; Mateo 24:21,29,30; 25:31-46; Apocalipsis 3:10